Picos de Europa: Torre Bermeja y Jairo

Dias 19 y 20 Septiembre 2020

Circular de Posada de Valdeón a Torre Bermeja

Ruta del Cares: Caín - Puente Poncebos (Opcional)

En resumen, cuando 23 montañeras/os quieren, pueden.

El 2020 no, no lo ha puesto nada fácil… ¡nada! 

Covid, previsión meteorológica bastante adversa, miedos, precauciones, una larga lista de elementos para la reflexión. Otras veces hubiera dicho: “¡bah! ná pal GAM” Esta vez tocó hilar fino: coches, dos a dos, hasta donde sea posible (aún a riesgo de molestar), habitaciones de dos, ni uno más, mesas para desayuno y cena de dos, y punto. 

Coche, habitación y mesa, en matrimonio indisoluble todo el finde, como si de matrimonio eclesiástico se tratase… en la montaña, en el Pegaso ¡Quién me lo hubiera dicho! 

En vuestra compañía, lentamente, con no pocas vueltas, altas, bajas, reorganización y dudas. En la soledad, pensaba “esto no es nada: tiempo y trabajo… chupao”. 

En la mirada, todo estaba cerca, un abanico de posibilidades a desplegar: cumbre, circular, conversación, contemplar, aire, naturaleza, paisaje, vida, y (¿por qué no?) mejoría del tiempo, y… ¡a por todas!                                                                                        

En marcha. Por fin coche, carretera, con mi entrañable amigo Juanjo, charlando de… todo. Aunque caigan chuzos de punta, allá vamos. Y, sí, volvemos a pasar por Boca de Huergano, Portilla de la Reina y tras la belleza del Puerto de Pandetrave, las caras, al encontrarnos en Posada con amigos, lo decían todo. Esto mola, vamos a tener unos días felices. Pocos, pero intensos.                           

 Reparto pormenorizado de llaves para las habitaciones y una encantadora sonrisa de recepción. Gente joven, buena gente. Hotel Cumbres de Valdeón. 

Pocas explicaciones fueron necesarias esta vez, grupos pequeños y objetivos claros, personas con experiencia en cada actividad, información, puntualidad, walkies... 

El sábado 19, a por Torre Bermeja. Horario cartujo: 7,30 desayuno, 8:00 partida, sin esperas. Alguno tiene que acelerar el paso para no perder el reguero de hormiguitas montañeras, distantes, más que otras veces o que nunca, pero sin titubeos, sin parar, que la previsión empeora a las 15:00 y la actividad puede obligar a retrasos que impliquen más tesón y empaque. Dieciocho deciden salir con diferente intención hacia Torre Bermeja o hasta la canal del Bufón o simplemente probar suerte con el “calabobos”. Cinco directamente a Caín para recorrer el rio Cares. 

Aparto mi tinta para que conozcáis la realidad del sábado en Torre Bermeja, gracias a las líneas que Paloma nos ha ofrecido… 

“Empieza el día en Posada de Valdeon... dan lluvias para el sábado... por lo que será importante empezar la ruta lo antes posible.

A las 7:00 abrimos los ojos, desayuno a las 7:30 y a las 8:00 ya estamos todos preparados. Hay parte del grupo que esperando precipitaciones fuertes deciden hacer otra ruta más corta... pero otros decidimos seguir adelante con la ruta planificada...

 Salen 2 personas... otras 2.... y yo que soy nueva en el club, acelero para seguir sus pasos... por detrás veo que vienen más personas del grupo... en total unos 11 hemos decidido continuar con el plan. 

Al principio un sendero muy marcado y ancho.... siempre en ascenso y serpenteando.... hasta que llegamos a una cabaña y hay que coger un desvío a la derecha, no es muy intuitivo, de hecho, nos lo saltamos unos metros y tuvimos que volver. 

A partir de aquí el sendero ya no es tan definido, eso sí se ven los hitos claramente. Seguimos ascendiendo por la vegetación... y empiezan a caer unas gotas de lluvia... y a las 9:30 un grupo ya decide no continuar en previsión de lluvias más fuertes.

 Continuamos la ruta 7 personas. Aquí el terreno es más agreste y nos adentramos en la canal de Pandebuches, rocosa y escarpada. Hay que pasar una pedrera en fuerte ascensión. 

Salimos de la canal a la izquierda y ahora, ya menos empinado, seguimos los hitos bien marcados en un terreno calizo muy rocoso. 

La lluvia cada vez es más intensa... aceleramos el ritmo. Me quedo la última siguiendo al grupo, sin perderles de vista. 

Llegamos a un collado y a partir de aquí se aprecia una fuerte subida, la lluvia ahora es más fuerte. Dos personas más deciden bajar. Continuamos ascendiendo un total de 5, son 4 chicos y yo. 

 El objetivo, Torre Bermeja, no se ve porque se ha echado la niebla... 

Aquí la ascensión es dura y se llega a una pequeña trepada, la lluvia es fuerte y he perdido el campo visual de mis compañeros. Continúo la ascensión, deseando ver a mis compañeros porque cada vez la niebla está más cerrada y llueve con fuerza. Llego a un pequeño Collado, Torre Bermeja me indica el GPS que está a la derecha... a menos de 10 minutos... y en ese momento a lo lejos aprecio personas. Son mis compañeros que hicieron cima y ya bajan de Torre Bermeja (2.393 m). Dado el tiempo y las circunstancias decido bajarme con ellos y no hacer cima por muy poquitos metros. La verdad es, que se ve poco. 

Vamos haciendo la bajada rápida porque estamos caladísimos. La ruta la hacemos circular, una vez en el collado giramos a la derecha. Este terreno es menos pedregoso, vamos perdiendo altura siempre sin perder ritmo. Llegamos a una alambrera que está cargada, se ve una batería conectada y al agacharnos para pasarla un compañero sufre una pequeña descarga. ¡Ay! “Solo fue un calambre” comenta.

 Y continuamos hasta una señalización que indica “Posada de Valdeón” a 2 horas, ya sólo queda continuar un sendero muy ómodo en el que ya nos relajamos, vamos hablando y contando historias, hasta llegar a Sotillo y por fin Posada de Valdeón. Son las 15:00, una mañana muy montañera. Aunque el tiempo no acompañó, la montaña es preciosa siempre. 

Ya solo queda coger fuerzas con una comida porque en toda la ruta no paramos a ello. 

Gran experiencia para mi primera ruta con Pegaso”. Paloma B.

 Otra breve descripción de los momentos culminantes: 

“Durante la subida algunos compañeros deciden optar por otras alternativas y 3 miembros decidimos tras varias tentativas de retirada, este nuevo reto… sentir a solas, entre la niebla. Magníficas agujas y caliza nos vigilan ante la lluvia. La fiabilidad de la adherencia de nuestras botas y que la caliza escurría poco, permitió nuestra subida, en solitario, a la cima. Una experiencia magnifica donde compañerismo, insistencia y objetivo se dieron la mano.

Gracias compañeros por acompañarme y conquistarme un día más. :.)”. Ivanee  

 Otra gentil descripción del recorrido por el Cares: 

“A la vista del mal tiempo con que había amanecido el sábado y ante la perspectiva de la lluvia segura que mostraban todas las previsiones meteorológicas, unos cuantos decidimos ir en coche hasta el pueblo de Caín para hacer la ruta del Cares.  Se trata posiblemente del sendero más famoso de España, que es recorrido cada año por más de 200.000 personas. Fue tallado en el cañón del mismo nombre por la compañía Eléctrica del Viesgo para mantener el canal forzado que alimenta la central eléctrica de Poncebos. 

Aunque las obras para construir el canal se iniciaron en 1916, hace ya más de cien años, el camino del Cares, como actualmente lo conocemos, fue construido entre los años 1945 y 1950 para poder limpiar los frecuentes aludes que se producían en la garganta y que reducían la producción de la central. 

Caín se encuentra a 8,5 km de Posada de Valdeón, pero se necesitan más de 15 minutos de conducción para ir en coche debido a las curvas y lo estrecho de la carretera que no cuenta con arcén, y donde los coches se cruzan con grandes dificultades, especialmente en el caso de que uno de ellos sea un camión o una furgoneta.

 Llegamos a Caín aproximadamente a las 9 y después de aparcar nos dirigimos a la presa, de 12 metros de longitud y 8 de altura, con niveles de agua muy bajos, al encontrarse próximo el final del verano, y que tiene la particularidad de disponer de una de las primeras escaleras de peces de las presas españolas.  Empezamos a atravesar la zona de túneles sin encontrar prácticamente a nadie y a continuación empezamos el camino descubierto, dejando a nuestra derecha el barranco con el rio cares y a nuestra izquierda la ladera de la montaña por donde discurre el canal forzado que es visible en muchos tramos. 

El camino es prácticamente horizontal, cambiando durante algún tramo de vertiente, para lo cual hay que atravesar los puentes de hierro de los Rebecos y de Bolín. Una vez atravesado éste, se pasa la espectacular Pasarela Martínez, estructura de acero inaugurada en octubre de 2015 después del derrumbe de un tramo de 20 metros de sendero. La estructura está dedicada a una saga de escaladores de Camarmeña muy conocida en Picos de Europa, especialmente el padre, Víctor (que subió en 1916 al Pico Urriello por la misma vía que el Marques de Villaviciosa y el Cainejo), quien en 1924 abrió la vía Víctor en la cara Sur, y que actualmente se considera la más asequible. 

A partir de este punto nos empezamos a encontrar con muchas personas que realizaban el recorrido en sentido contrario, de Poncebos a Caín.  En algunos momentos hacía aparición una lluvia fina pero soportable. Después de subir las cuestas finales de los Collados, empezamos el descenso, pasando para llegar a los bares de Poncebos junto al desvío del teleférico de Bulnes y el puente de piedra que lleva a la canal del Tejo que sube al pueblo de Bulnes. En ese momento la lluvia arreció, sin posibilidad de refugio, al estar todos los bares cerrados, por lo que continuamos por la carretera hasta llegar al hotel que se encuentra después de la central eléctrica.

 Después de descansar y tomar unas cervezas iniciamos el regreso, repitiendo el camino de ida, para llegar a Caín alrededor de las cuatro de la tarde. Tras otro merecido descanso en un bar volvimos de nuevo en coche a Posada de Valdeón donde nos encontramos con el resto de compañeros”. Arturo A. 

 Entre todo lo bueno, alguna mala noticia que nos priva de la presencia el domingo de dos compañeros, inolvidables. 

No obstante, todo debe seguir su curso y, para ello, volvamos la mirada a lo que más os interesa, lo sé, la actividad. Tras la cena algunos, rotos, tardan poco en desfilar a las madrigueras. Otros (¡qué lástima), con las baterías llenas, lo comido a la reserva y… a esperar suerte para gastarlo mañana con buen día, buen paisaje y alentadora compañía.

 Entre cansancio y bromas el pequeño bullicio languidece y… al catre de dos en dos, de dos en dos, de dos en dos…

 El domingo 20, nos recibe con cielo despejado. Veo mejores caritas y la impaciencia se adueña de nosotros tras el desayuno. Rápidamente recogemos todo. Repaso: macuto, botas, bolsas, bastones, agua… ¡Al coche! Al asfalto, a las curvas, al puerto, a las botas, al macuto, los bastones, vamos, arriba, ¡arriba!, el día está reluciente. Veintiuno en grupitos, formando puntos y rayas, de nuevo dibujando hileras en morse. Hacemos alguna parada, en el mirador de Piedrashitas, en alguna confluencia para beber y comprobar que todos estamos bien. Esta vez rodeamos el Pico Camborisco (1.713 m), Cerra Centenal (1.768 m), Pico Guadañas (1.729 m), Pica Samaya (1.801 m) y avistando los picos de Valdelafuente, poco a poco, llegamos al objetivo deportivo del día culminando en el Pico Jario (1.914 m).

                                                                                                   

Tras reponer fuerzas y posar para los fotógrafos con nuestras esbeltas siluetas, marcadas, robustas, sonrientes y bellas, ponemos cara de bajada y dos nos pausan, tienen prisa en volver y recorren rápidamente lo andado para regresar a Madrid y Alicante. Los otros diecinueve salimos poco a poco en pequeños grupos para culminar la circular prevista. A mí me toca sin duda el mejor grupo, el último de la fila, el de los disfrutones, con paso armónico y sencillo, con elegancia en los resbalones y culetazos, el de las agujetas, rodillas maltrechas, chistes, paradas para inmortalizar en las cámaras modernas llamadas móviles. Así, llegamos a la Horcada de Llabeno (1.438 m), sorteamos la peña de los Mazos y, tras recorrer el barrizal del camino en los márgenes del valle del rio de los Pontigos, continuamos por el camino Viejo de Valdeón entre acebos, hayas, historias, conocidos comunes, …

Tras subir los 350 m de desnivel que aguardaban, llegamos al área de descanso de Panderrueda (1.465 m). 

Lo vivido pasó, pero no, no se fue. Lo dicen las caras, las sonrisas, … lo estamos abrazando todos, todo. Sí, sí, buen finde. Ya en el puerto, cambio de ropa y calzado y aprovechando las mesas, vistas y comentarios, emociones y despedidas. El momento es ideal para reponer fuerzas, comer y compartir algunas viandas… el chocolate ¡ay! sí, también el chocolate.

Fotos hubo, no muchas, pero buenas, separados y contentos, hasta riendo y pensando en la siguiente, como siempre. 

Todos manejamos sonrisas. Esto ha sido mucho más de lo que augurios y pronósticos ofrecían. Ha sido un finde más que reconfortante, lo hemos disfrutado.

images/stories/2020/Bermeja_y_Jairo/pde6.JPG  

Quiero en este resumen destacar la colaboración de los que, comparativamente, tuvieron menos “suerte” este año en Picos de Europa pero que, unos terminaron rebosantes de alegría y otros, pues eso, otros siempre están ahí. Gracias Paloma, Iván, Pedro, Arturo, Esther, por vuestros textos y trabajo, a los compañeros que prestaron atención en los pequeños grupos, los que ayudaron y acompañaron los pasos más lentos de otros, que facilitaron esta actividad, los que dieron un paso atrás cuando la prudencia aconsejó y a todos los que amablemente me aportasteis fotografías para completar estas parvularias letras de mi contribución en 2020 para con este bonito Club que conformamos. 

Ruta que realizamos 23 montañera/os sin accidentes deportivos: 21 FEDME, 2 con seguro de actividad realizado por el Club. 20% Mujeres y 80% Hombres.

                                                                               Foto 7Queridos lectores: A la vuelta hay más montaña. Nos vemos en ella.

 

Pepe... Zapata

ACCESO SOCIOS

Las cookies deben estar habilitadas en su navegador

Si eres socio y no tienes contraseña haz clic aquí

FEDÉRATE

Licencias FMM 2020

¡¡¡Solicita tu licencia anual!!!

Modalidades y Precios Licencia 2021

¿Qué hacer en caso de accidente? Teléfonos en caso de accidente

Si estas federado con otro club, envía una foto del carnet con los datos a licencias@montanapegaso.com

ÚLTIMAS ACTIVIDADES

SEGURIDAD

Leer más

Calcula tu M.I.D.E.
Herramienta para evaluar la dificultad de una salida. 

TABLÓN DE ANUNCIOS

Anuncios   Foros
Compra-venta de material, salidas no oficiales, convocatorias montañeras, opiniones...

TIEMPO

El Grupo de Montaña Pegaso es una asociación sin ánimo de lucro integrada por un heterogéneo grupo de personas, con el fin de disfrutar de la naturaleza al aire libre mediante la práctica de deportes de montaña.

Si quieres proponer y coordinar una actividad, por favor envíala a calendario@montanapegaso.es.

CONTACTO


LUGAR:
Centro Cultural Eduardo Chillida (mapa),
C/ Arroyo Belincoso, 9 - 28030 Madrid (metro Vinateros)

HORARIO:
18:30h. a 21:00h.
Los segundos miércoles de cada mes.

TELÉFONO Y WHATSAPP:
N/D por el momento.
Martes, miércoles y jueves de 19:00h. a 21:00h.
 
CORREOS:
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

REDES SOCIALES